Voces y piscinas

Hace un mes aproximadamente comencé la lectura de una novela, en el facebook dejé una leve reseña sobre ella. Se trataba de “la voz de los muertos”, de Julián Sánchez. He tardado mucho en terminarla y no porque el libro sea de estos tediosos que no hay por donde cogerlos, para nada, me ha parecido una auténtica joya del género negro, con una trama tan bien elaborada que en ocasiones da hasta vértigo seguir leyendo.
He tardado, pues, mucho tiempo en terminar esta novela porque hacía tiempo, que no me ocasionaba miedo un libro. Miedo de este de decir: quiero seguir leyendo, pero en estas noches semiinvernales que ha traído la primavera, con el viento ululando por la ventana y la sombra de los fantasmas que arrojaba la historia del bueno de Julián Sánchez…, pues como que no, que lo iba dejando para mejor ocasión y aprovechaba para leer a las horas en que los vampiros duermen, y como los vampiros duermen cuando yo trabajo, ha sido en los escasos ratos libres que tengo en los fines de semana cuando sorbo a sorbo, he ido apurando esta historia, que os aseguro, os atrapará y os aterrará.
Una vez terminada, me dispongo a iniciar otra novela de estas que a mí me suelen durar tres noches, porque asustan menos, aunque al protagonista de la misma la historia que le sucedió, tal vez si le asustó, porque tratan temas actuales y relacionados con la empresa, los cuales al novelarlos, toman unos tintes que a mí me fascinan y porque he leído unas diez páginas y ya estoy deseando de continuar, y eso es buena señal.
Os dejo la reseña del libro que comienzo hoy: “la chica de los ojos del color de mi piscina”, de Jorge Salinas.
Ver reseña
David Gámiz

junio 21, 2015

Etiquetas: , ,
  • bien! eso mismo me dijo mi madre, que daba cierto miedo… Ahora léete la segunda parte, ‘el rostro de la maldad’, y dime si es todavía mejor.

    un saludo,

    julian

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *