Siria

Mamá, estoy en la playa y no he hecho castillos de arena,
no he jugado con cubos y palas, no ha venido a salvarme una sirena,
de la muerte que camina presurosa en cascarones de nuez
sin bote salvavidas ni luces de emergencia.
Mamá, he llegado al destino por el que pagamos mil euros
a un señor que nos aseguró que merecería la pena,
no sé si es este el paraíso del que me hablabas en tus cuentos,
cuando mirabas a la luna emocionada y soñabas con una mesa puesta.
Me dijeron que habría niños con los que jugar, mas no diviso a nadie,
dos ángeles custodian el silencio que me envuelve,
me dijeron que por fin podría ir todos los días al colegio,
me dijeron tantas cosas que yo llegué a creerme…
Solo te pido, madre, que por más que me duela,
siga jugando a solas en mi triste morada,
que no hayan más fotos, que al igual que la mía,
muestren la inocencia morirse en una playa.
Prefiero imaginar castillos en el cielo,
el paraíso aquel que se me prometía,
inventar una historia en la que con mil euros,
tú y yo mamá, fuimos felices un día.
Leer artículo en elconfidencial.com
David Gámiz

septiembre 3, 2015

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *