Qué bonita la vida

Por estas fechas, el año pasado, los cordobesistas saltábamos de alegría. Lo que pasó en Las Palmas no lo olvidaremos nunca, ni tampoco la temporada que hemos vivido en primera, con sus luces y sus sombras, más de las que oscurecen que de las que iluminan, todo hay que decirlo.
Ahora, un año después, aquellos que lloraban en el estadio Insular, echan a volar al viento banderas amarillas, y cantan aquello de “sí se pudo”, pensando con toda seguridad que el fútbol, el destino o la diosa fortuna, les debía una.
En Zaragoza en cambio, se han quedado con la miel en los labios, como se quedaron los que hoy ríen el año pasado. Quizás, el año que viene, la plaza de España de la ciudad maña, sea la que eleve al viento sus banderas, o a lo mejor somos los cordobesistas los que volvemos a las Tendillas tras un año de éxitos.
Va a tener razón Dani Martín con aquellas palabras: “qué bonita la vida, que da todo de golpe y después te lo quita”…

David Gámiz

junio 21, 2015

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *