Nunca el tiempo es perdido

Decía una vieja canción del maestro Manolo García que “nunca el tiempo es perdido”, que aunque nos parezca que de aquello que hacemos, no estamos sacando nada, que no nos va a portar ninguna riqueza material o espiritual y que a lo peor hasta nos llevamos un mal rato y el corazón partío como cantaba este señor al que ahora llaman coach.
Yo no sé si eso será cierto, pero en ocasiones, a mí al menos me sucede, que cuando estás con alguna persona, a la que intentas aportarle algo, ya sea un consejo, una palabra de ánimo si la ves decaída, un abrazo o un gesto de cariño y no obtienes más que indiferencia, me pasa que en ocasiones rebatiría el argumento del SR. García y le diría que siento que estoy perdiendo mi tiempo.
Luego me pongo a reflexionar, en la tranquilidad de mi sofá, mi ipad y un té rojo con sacarina, la dieta y sus cosas, que le hacen variar a uno sus costumbres, por lo de la sacarina digo, porque la música y el té, siguen siendo los mismos. El caso es que no sé si para sentirme yo mejor, para digerir mejor la sacarina y las canciones y para creer más que nada que el tiempo que uno usa en hacer cosas que cree valen para algo no está cayendo en saco roto, me mentalizo en la creencia de que las personas que cada día son más reacias a cualquier muestra de afecto, a las personas que ante una llamada de teléfono preguntando simplemente ¿qué tal estás? responden como con prisas, como si el colgar fuera una mera cuestión de supervivencia, a esas personas que viven más la vida de los demás que las suyas propias, no sé si porque la que les ha tocado se les queda pequeña, a los que aman más una ideología que un trozo de piel, absorven lo poco o mucho que uno tenga para darles y en el futuro, ya sea hoy, mañana, o dentro de mil años, dejarán salir una sonrisa tenue de sus labios cuando recuerden que alguien, da igual si eres tú, yo, quien sea, le intentó un día ofrecer algo que creo tiene un valor incalculable, su tiempo.

David Gámiz

abril 11, 2015

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *