Mi balance literario

David Gámiz

Cuando se acercan las campanadas, las uvas y el año nuevo en definitiva, todos nos solemos parar a meditar unos instantes, a fin de poner en orden todo lo acontecido en el año y hacer una especie de balance o una cuenta de resultados.

De ese balance, surgen las metas y objetivos que nos planteamos para el año que comienza, muchas de esas utópicas como: “este año pierdo 10 kilos”, algunas otras soñadoras: “me voy a matricular en la carrera de psicología, pues siempre tuve ese deseo en mi lista de cosas pendientes”, también las hay cotidianas: “voy a intentar gestionar mejor la forma en la que atiendo las tareas de mi hogar, o voy a pasar más tiempo con mi pareja o mis hijos”.

Sean cuales sean nuestros propósitos y el resultado de esta introspección que nos realizamos a final de año, siempre es positivo pararse a valorar que se ha hecho bien, que se ha hecho mal y qué nos resta por hacer.

Yo en este artículo voy a haceros un balance algo diferente, pues os voy a hablar de algunos de los libros que he leído este año, los que me han quedado por leer y mis expectativas literarias a futuro.

Comencé 2017 leyendo “todo esto te daré”, de Dolores Redondo. Si bien no me pareció una novela tan electrizante como las protagonizadas por la inspectora Amaya Salazar, he de deciros que me apasionó adentrarme por los usos y costumbres de la Galicia profunda, que se describen con maestría entre las páginas del libro. Se me hizo denso en ocasiones, pero lo recomiendo.

He terminado el año con la lectura de “los aires difíciles”, de Almudena Grandes. De este libro, me ha llamado la atención, como su autora disecciona los instantes de las vidas de los protagonistas, con tal exactitud que el lector puede verse reflejado en ellos, pues la cotidianeidad de las escenas y el ritmo pausado, excesivamente pausado en ocasiones, de la trama, permite saborear cada situación hasta sentirse dentro de ella. Mi única pega a esta novela, sería que en ocasiones los saltos temporales que realiza para analizar distintos momentos de las vidas de los personajes, no están delimitados con claridad por lo que se puede uno despistar entre Madrid y Cádiz o entre la década de los 70 y los principios del 2000.

Pasaron con buena nota entre mis lecturas este año, novelas como “maldad” de Tammy Cohen, “Ella lo sabe”, de Lorena Franco, “la perla”, de John Steinbeck, “Barcelona Noir”, de Lluc Oliveras o “la pareja de al lado”, de Shari Lapena. Todas ellas, las calificaría de novelas de estas que enganchan desde la primera página y que se leen del tirón, por lo que os las recomiendo.

En cuanto al libro que más me ha sorprendido de los que he leído este año, se trata sin duda de “prostituto de extraterrestres”, de Rafael Fernández Ezcritor, donde de forma irónica, se hace una crítica feroz a la sociedad actual, llegando incluso al humor más negro de los que se pueda leer. Muy recomendable, aunque no apta para mentes sensibles.

La novela que más me ha decepcionado este año ha sido “no soy un monstruo”, de Carme Chaparro. A pesar de ello, recomiendo su lectura, puesto que como se suele decir, para gustos colores, y a lo mejor, a ti no te transmite lo mismo que a mí, que particularmente ha sido un poco de desazón ante un final, del que no os desvelaré nada, pero que a mi modo de ver, está tan cogido con pinzas que se escapa de la realidad y de la propia obra.

Mi lectura pendiente de 2017 ha sido “una columna de fuego”, de Ken Follett. No he sido capaz de ponerme con la tercera parte de “los pilares de la tierra”, quizás porque la vorágine del año me ha hecho acercarme más a novelas más cortas y actuales. Pero no pasará del 2018 en que dé buena cuenta de ella.

-¿Y tú? ¿Cuál ha sido tu mejor lectura del 2017? ¿Y la que te ha decepcionado? ¿Con qué libro vas a comenzar 2018?

Déjame un comentario con tus respuestas y podremos entre todos hacer una bolsa de ideas lectoras para el año que comienza.

Esperando que hayas tenido un maravilloso 2017 y deseándote lo mejor para el próximo 2018, te envío un fuerte abrazo desde Málaga.

Quiero dedicar este artículo a todos los participantes en el taller de lectura de la ONCE de Málaga, el cual modero, por esa ilusión que desprenden y permitirme compartir con ellos, la pasión por los libros.

diciembre 30, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *