La primera piedra

Dicen que cuando un edificio se comienza a construir, es simbólica la primera piedra que en el mismo se deposita, sobre la que se cimentará el proyecto y a partir de la que se irán amontonando todas las demás. En ocasiones, esa primera piedra, en edificios de cierta relevancia, la depositan personalidades importantes, políticos, monarcas…, haciendo ver al mundo la relevancia que el edificio que se va a levantar va a tener para la ciudad que lo alberga.
Yo hoy he tenido en mis manos esa primera piedra de un edificio, el cual no sé si llegará a ser grande como esas catedrales de las que Follett nos hablaba en sus pilares de la tierra o por contra no alcanzará el tamaño de un castillo de arena de esos que a menudo hago en la playa con mi pequeña Nayara.
El caso es que hoy el edificio ha cambiado de estado, pasando de la categoría de sueños inalcanzables a la de proyectos tangibles y ya no depende más que de mí el que el tamaño del edificio evolucione.
Pronto os contaré más.

junio 3, 2015

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *