El héroe que no explora

Él, es el héroe que no explora,
El que desecho se tira cada noche en el sofá,
El que sueña con el día
En que sus alas batía sin tener miedo a volar.
Él, es la sombra del que era,
El que contaba trofeos, en la barra de algún bar,
Ahora mirando se queda,
Cuando observa a las parejas, de la mano pasear.
Él no entiende, que el tiempo le dio un aviso,
Para irse del paraíso en el que creía vivir,
Que los treinta y pocos metros,
Habitables de su piso, ya no saben sonreír.
Ahora, cuando vuelve del trabajo,
Con una pizza en las manos y sin ganas de comer,
Recuerda cuando un beso le bastaba,
Para darse por saciado y no tener que beber.
Al culpable, mientras no duerme lo busca,
Es lo único que hace en las noches de Madrid,
Cuando antes, él sabía que era el culpable
Y una noche le bastaba para volver a vivir.
Ya lo sabe, no vendrán tiempos mejores,
Sus cuarenta y tantos años se lo dicen al salir,
Aún recuerda cuando en un gimnasio pijo,
Daba forma a la estructura que hoy se niega a resurgir.
Ya no actúa, la pereza le ha vencido,
Se despierta entre jadeos al soñar que no es verdad,
Que aquel héroe, que un día tuvo lo que quiso,
En apenas unos meses, ha dejado de explorar.
David Gámiz

junio 13, 2017

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *