Alunizajes

Tras muchos meses de silencio, de noches de dormir poco y soñar menos, de estaciones de tren, de despedidas, de bienvenidas, de copas rotas por la ausencia de contenido…, ha llegado el momento de recopilar este capítulo de mi historia en forma de libro.
Es un honor compartir con vosotros la dicha que ahora embarga mi alma por esta nueva oportunidad que me dan las historias y las canciones de haceros llegar, lo más profundo de mis abismos.
Ya falta muy poco, pronto os contaré más, pero quiero adelantaros dos aperitivos:
El primero, el título que llevará mi nuevo proyecto: “Alunizajes”.
El segundo, algo que estará en su interior:
“Cosquillas en el alma
Quiero que me hagas cosquillas en el alma
y enjaules los pájaros que habitan mi cabeza,
que me digas que soy un desastre, mientras ríes
y se nos queme la comida por comer antes de tiempo…
Te ruego que absorbas con tu voz
las malas energías que me regaló la historia
y que transformes las lágrimas en rosas,
y en dos cuerpos congelados de calor…
Déjame sentirme orgulloso de tus logros,
hazme partícipe de tus miedos y tus dudas,
cuéntamelo todo, aunque no tenga importancia
y escribamos un cuento que se titule: ternura.
Tú, presente en el que vivo y que fascina
a este náufrago que rescataste de su isla,
eres la respuesta a cuanto ansío;
tan solo he de beberte sorbo a sorbo…”
David Gámiz